Mal olor en las orejas de mi perro

Publicado el: Martes, Nov 08
huelen-mal-las-orejas-de-tu-perro

¿Un olor emana de tu perro? ¿Es posible que esto se dé? Seguro que más de una vez notaste su olor corporal y asumiste que es algo característico de ellos. Sin embargo, existen ocasiones en qué este olor cambia y es ahí donde se debe prestar mayor atención.

Por lo general, el mal olor en los perros no solo se presenta en la zona de sus orejas, sino también a lo largo de todo su cuerpo. Por lo mismo, es importante conocer las razones y acciones por realizar ante tal caso. ¿Qué podrías hacer? Veámoslo a continuación.

Introducción

¡Las orejas de un perro nunca deben oler mal ni estar sucias! Siempre ten en cuenta esa premisa.

De notar algún comportamiento extraño en tu mascota, lo mejor será revisarlo con cuidado o, de preferencia, visitar a un pet grooming.

Por supuesto, existen diferentes tipos y formas de las orejas. Sobre todo, dependiendo de la edad en la que se encuentre nuestra mascota. Es así que es recomendable visitar a un especialista desde que lo adoptamos.

Además, ten en cuenta que existen razas que son más propensas a padecer de problemas de oído. Algunas de ellas son:

  • Cocker Spaniel
  • Basset Hound
  • Labradores

¿Por qué huelen mal las orejas de mi perro?

El olor corporal de nuestras mascotas es característico y, de la mano de una correcta higiene, alimentación y cuidados veterinarios no debería resultar desagradable.

A pesar de ello, hay ocasiones en las que ese olor cambia y nos llama la atención, debido a que se vuelve mucho más fuerte e incluso, repulsivo.

En general, el mal olor en el perro es debido a muchos factores y es un signo de que algo puede no andar bien.

Por eso, en este artículo, te explicaremos por qué a tu perro le huelen mal las orejas y qué es lo que puedes hacer en cada caso para evitarlo.

Poca o higiene inadecuada, la principal causa del mal olor en las orejas del perro

Siempre, la higiene será fundamental para una buena salud del perro, y las orejas no son una excepción. De por sí, existen razas que requieren una higiene mucho más cuidadosa por su forma y su predisposición a acumular suciedad, como aquellas razas que presentan orejas caídas y conducto auditivo largo, así como las razas con mucho pelo en el interior:

  • Basset Hound
  • Cocker
  • Caniche

Dichas condiciones favorecen que permanezca el conducto más húmedo y poco ventilado, además de que se acumula mayor cantidad de cera, hechos que pueden ocasionar un olor desagradable en nuestra mascota y, a la largo, complicaciones como la otitis o infecciones secundarias.

Por lo tanto, una higiene óptima incluye limpieza tanto del interior del conducto auditivo con los limpiadores apropiados (comerciales o la ayuda de la solución salina), como la limpieza del pabellón auricular con una gasa humedecida o con el mismo limpiador.

Asimismo, se deben realizar baños periódicos con un champú apropiado a la edad, raza, tipo de piel, entre otros factores. Además de llevar al día las desparasitaciones externas e internas.

La frecuencia de la limpieza de los oídos dependerá del estilo de vida de nuestra mascota y de sus características físicas. Si es un perro de exterior o pertenece a las razas con más riesgo de padecer otitis, se puede hacer entre dos a tres limpiezas semanales, si no, con una limpieza semanal bastará.

Así pues, para limpiar el conducto correctamente, apartaremos el exceso de pelo del pabellón auricular con los dedos, aplicaremos el limpiador dentro del mismo, e introduciremos una dosis de limpiador para después realizar un masaje en la base de la oreja para repartirlo por todo el conducto y para que trape la suciedad.

A continuación, envolvemos el dedo meñique con una gasa o tela (evita usar el algodón, pues deja restos de fibras), levantaremos la oreja hacia arriba e introduciremos el dedo arrastrando el exceso de cera.

oreja-de-perro-muy-sucia

De no estar seguro de cómo limpiar el interior del oído del perro, aconsejamos acudir a un especialista para que nos enseñe la técnica correcta a fin de evitar posibles lesiones.

No se debe olvidar que un exceso de higiene también puede ser perjudicial para la mascota, ocasionando una pérdida de la grasa que protege la piel y dejándola más expuesto a agentes externos y con mayor tendencia a irritarse y un aumento del mal olor en el perro.

Además, si nuestra mascota se baña con mucha frecuencia, o en períodos de verano pasa mucho tiempo en la playa, piscina o el río, sus oídos con toda seguridad acumularán mucha humedad, lo cual es la ocasión perfecta para posibles agentes bacterianos.

Por ello, nos aseguraremos después de cada limpieza o baño de que las orejas de nuestro perro queden lo más secas posible.

Un mal olor en las orejas por una otitis externa

La otitis externa es otra de las razones que explica el por qué a un perro le huelen feo las orejas.

Esto se trata de una inflamación del epitelio que cubre el conducto auditivo externo. Tal y como se ha visto, existen varios factores que influyen como la raza o anomalías, que, aunque no son la causa definitiva en sí, aumentan el riesgo de que la mascota termine por padecer otitis.

Cuando aparece esta inflamación, el conducto auditivo se vuelve más estrecho, la piel se pone más dura y el oído es mucho más vulnerable a sufrir infecciones secundarias por agentes bacterianos.

En general, los factores que desencadenan la otitis externa en los perros son los siguientes:

Procesos alérgicos:

Es la causa más frecuente de inflamación del conducto auditivo.

Sucede cuando el paciente sufre atopia, alergia alimentaria o de otro tipo, una de las tantas manifestaciones es la otitis, acompañada de mucha cera.

Si observamos que nuestro can comienza con malestar en los oídos, sacude la cabeza, se rasca las orejas u otras zonas de forma constante, e incluso muestra otras lesiones en la piel (como enrojecimiento, costras y demás), el especialista deberá diagnosticar el tipo de alergia que padece y aplicar el tratamiento más adecuado, desde un cambio en la dieta, champú especial, suplementos con ácidos grasos o fármacos para controlar el picor, así como tratar la otitis y sus posibles complicaciones.

Cuerpos extraños:

Suele ser habitual en la primavera y verano. Los más comunes son las semillas o espiguillas que se introducen en el conducto auditivo.

Siempre que aparezcan signos de otitis, se debe acudir al veterinario para que determine la causa.

Evitar extraer el cuerpo extraño por tu cuenta, pues podríamos lesionar gravemente al animal.

Presencia de parásitos:

Los principales causantes de otitis parasitarias en perros son los ácaros que pertenecen a la especie “otodectes cynotis”.

Esto es muy contagioso y afecta con mayor frecuencia a mascotas jóvenes, de manera que no es de extrañar, observar a cachorros que le huelen mal las orejas por esta razón.

En este tipo de otitis, la secreción que se produce se debate entre el marrón y negro, siendo seca.

Hay otros parásitos que pueden ocasionar otitis externa y también el mal olor en las orejas del perro, aunque en menor frecuencia, como lo son: la “demodex canis” y “sarcoptes scabiei”, ambos agentes causales de la sarna. En este caso, además de tratar la otitis con productos tópicos, se debe eliminar los parásitos con desparasitantes externos apropiados.

Endocrinopatías:

El hipotiroidismo puede ocasionar trastorno en la queratinización, lo cual proviene de un exceso de secreción en los oídos.

Como consecuencia, una otitis de tipo ceruminoso provoca que al perro le huelan mal las orejas.

Es importante controlar la causa principal para así evitar complicaciones.

Trastornos autoinmunes:

Como el lupus eritematoso, pénfigo y la celulitis juvenil, afecta a la integridad de la piel.

Por extensión, puede acabar provocando también otitis.

Reacciones adversas:

Ciertas reacciones adversas a productos de uso ótico (limpiadores de oído) en animales sensibles a alguno de sus componentes.

Traumatismos:

Ya sean autoinducidos por rascado o ocasionado por golpes, accidentes o peleas.

Neoplasias:

Suelen provocar otitis que ya no responden al tratamiento, puesto que dañan la estructura de la mucosa y obstaculizan el conducto al estar ocupado por la masa.

Las principales son: histiocitomas, tumores de las glándulas sebáceas y mastocitomas.

En cada uno de estos casos, se deberá hacer un correcto diagnóstico y tratar el motivo principal además de los signos de otitis.

Como se ha tratado de explicar, las causas que explican por qué a un perro con otitis le huelen las orejas son diversas, por lo que, ante cualquier síntoma, es importante acudir al veterinario, puesto que el tratamiento será muy diferente en relación con el motivo que provoque la otitis.

Un mal olor en el oído del perro por infección ótica

Una infección ótica puede provocar complicaciones que perdura la otitis externa, agrava el cuadro y evita su completa curación.

Ello puede darse al mismo tiempo (sobre todo cuando se trata de procesos crónicos). Siempre que sea posible, se priorizará la integridad del tímpano, puesto que, si este se daña, puede empeorar el cuadro con otitis medias o internas.

Entonces, los principales agentes implicados en las infecciones óticas en perros son los siguientes:

Bacterias:

Se puede encontrar tanto cocos como bacilos, siendo las principales especies: Staphylococcus pseudintermedius, Pseudomonas aeuroginosa y, en menor medida, Streptococcus spp, Proteus spp y E. coli.

En los casos de otitis complicadas con infección bacteriana, la secreción en el oído del perro se produce de un color blanquecino, amarillento, con aspecto húmedo y olor putrefacto.

Por lo tanto, deberá tratarse con antibioterapia adecuada, ya sea tópica únicamente, combinada con limpieza, o con soporte sistémico de acuerdo sea el caso.

Así, si notas que a tu perro le huelen mal las orejas, esta puede ser la causa y deberás acudir a un especialista.

Levaduras:

Principalmente de la especie “malassezia pachydermatis”, siendo un habitante normal de la piel y controlando la proliferación de hongos.

Sin embargo, cuando las condiciones sean las óptimas, actúa como un hongo oportunista y se produce en sobrecrecimiento, provocando una infección en la piel y los oídos.

Este tipo de infección suele estar muy ligada a las otitis causadas por procesos alérgicos y a otitis ceruminosas derivadas de otras enfermedades, y suele afectar principalmente a perros adultos.

En tal caso, la cera es de aspecto grasiento, seborreico, y de un color pardo y chocolate.

El olor es característico como un olor rancio que recuerda a un queso pasado, por lo que, si a tu mascota le huelen las orejas a queso, probablemente este sea el motivo.

Un tratamiento adecuado, incluye lavados del conducto auditivo para eliminar el exceso de secreciones y aplicación de antifúngicos por vía tópica o sistémica, de acuerdo con la gravedad del caso.

Otros agentes que se presentan son:

Candida, Aspergillus, Trichophyton y Microsporum.

Estos solo son algunos de los posibles motivos por el cual las orejas de tu mascota pueden oler mal.

Al este ser un post informativo, no se puede brindar un tratamiento ni diagnóstico en específico.

Por lo mismo, recomendamos visitar a un especialista en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

oreja-de-perro-infectada

Elementos para el mal olor en las orejas de perro

Antes de comenzar con la limpieza de las orejas de tu perro, asegúrate de contar con lo siguiente:

  • Gasa o tela
  • Limpiador de oídos para perros (evita usar productos destinados para los humanos)
  • Toalla limpia
  • Una ayuda extra, especialmente útil si tu perro no está acostumbrado a que le toquen las orejas
  • Golosinas para después de la limpieza de los oídos
  • Evita usar algodón húmedo, almohadillas de algodón o bastoncillos de algodón para limpiar las orejas de tu perro, ya que pueden insertarse demasiado en el canal auditivo y causar daños

Resumen

Ten en cuenta que una mala higiene será siempre el principal motivo que cause el mal olor en las orejas de nuestra mascota. Realizar una correcta limpieza o lavado debe ser una de tus prioridades para mantener tu salud en equilibrio.

Del mismo modo, asegúrate de visitar a un pet grooming o médico veterinario especialista para que le brinde una atención médica a tu mascota, en caso se presente otros problemas de salud como la otitis.

Síguenos en Facebook

También te puede interesar

Mira estos cortes para Schnauzer Mini y aprende a hacerlos.

Hoy vamos a contarte cómo hacer para el corte de pelo para schnauzer mini o miniatura.  los materiales que necesitas, un breve estudio de la figura estándar de la raza y sus características principales, pasos para el corte de pelo en...

Pasos para el corte de un York Shire Terrier, materiales y más

Pasos para el corte de un York Shire Terrier, materiales y más

¡A buena hora que llegaste! Hoy aprenderás como hacer una sesión de peluquería canina para un yorkshire terrier, identificaremos la forma y figura, materiales necesarios, también daremos un vistazo a algunas de las técnicas más conocidas de pet grooming....

Shares